Cómo tirar una cerveza de barril y de botella: los trucos de los expertos

La tradición cervecera en España ha experimentado un crecimiento brutal en los últimos años. Cada vez existen más marcas, más bares y más afición centrada en este mundo. Sin embargo, la cantidad no siempre es sinónimo de calidad. Lo cierto es que son muchos los bares en los que la cerveza no se tira correctamente. Nosotros mismos, por ignorancia, puede que desconozcamos cómo tirar una cerveza. En este post vamos a ayudaros a descubrir los pasos para tirar una cerveza perfecta y cómo el recipiente es un elemento crucial para ello.

Lo primero que tenemos que hacer es diferenciar entre cerveza de barril o grifo y cerveza de botella. La cerveza de barril suele ser la que podemos encontrar en los bares, mientras que la de botella es más común tenerla en casa. Dependiendo del tipo de cerveza, el procedimiento a seguir será uno u otro.

Pasos para tirar una cerveza perfecta de barril/grifo

  1. El primer paso consiste en refrescar la copa. Tendremos que mojar el interior del recipiente con agua fría, o bien desde el grifo, o bien con un mojacopas. Refrescar la copa es primordial para que se forme una capa de agua gracias a la cuál, la cerveza resbalará más fácilmente por las paredes. Además, nos ayudará a eliminar polvo y partículas que podría contener la copa.
  2. Abrir el grifo y dejar correr la espuma durante unos segundos. Este paso es crucial, ya que esta espuma se ha encontrado expuesta al ambiente y puede estropear el producto.
  3. Colocar la copa bajo el grifo en un ángulo de 45º. De esta manera la cerveza golpeará en una de las paredes de la copa y evitaremos la formación de espuma no deseada. Es importante no mover el vaso arriba y abajo (como vemos en algunos bares) ni meter el grifo dentro de la copa.
  4. Colocar la copa en vertical cuando alcance el 75% de llenado y cerrar el grifo, dejándolo a un 25% de su capacidad. Con esto conseguimos un chorro de espuma cremosa que cubrirá la superficie de la cerveza, impidiendo su oxidación.

La capa de espuma perfecta debería de tener un ancho de 3 centímetros.

 

Pasos para tirar una cerveza perfecta de botella

  1. Igual que hacíamos en el caso del barril, para tirar una cerveza de botella también será necesario refrescar el recipiente.
  2. Tras abrir la botella, la colocaremos en un ángulo de 45º y dejaremos que se llene el vaso (sin producir espuma), hasta un 75% de su capacidad.
  3. La botella se diferencia del barril en la forma de crear la espuma. En este caso, tendremos que colocar el vaso en vertical y la botella en perpendicular al vaso. Tendríamos que alejar el botellín del vaso una distancia de entre 7 y 15 centímetros (dependerá del tipo de cerveza) y dejar que el chorro caiga en el centro del vaso. La distancia provocará que la cerveza choque con la superficie y genere la deseada espuma.

La importancia del recipiente

El recipiente en el que tiremos nuestra cerveza es casi tan importante como el proceso anterior. De hecho, son muchas las marcas que tienen sus propios vasos pensados para su cerveza. Escoger el recipiente adecuado, nos garantizará una explotación perfecta de todas las cualidades y beneficios de nuestra cerveza favorita.

Lo primordial y en lo que coinciden los expertos es que lo mejor es utilizar un recipiente de cristal. También es importante que el grosor del vaso sea lo suficientemente ancho como para que el calor de nuestra mano no afecte a la cerveza.

En nuestra web podéis encontrar una jarra que parece cumplir con todos los requisitos necesarios: la jarra de cerveza grabada

Esta jarra de boca ancha es perfecta para las cervezas suaves, livianas, y refrescantes. Es el recipiente preferido para disfrutar de cervezas alemanas, escocesas o inglesas aunque realmente va bien con casi todos los tipos de cerveza de nuestro país. Además, su asa nos permite sujetar el vaso sin llegar a afectar a la temperatura del líquido. ¡Toda una ventaja sobre los vasos y copas!

Si tenéis un amigo cervecero al que le apasiona este mundo, regalarle una jarra como la que os comentamos puede ser una gran opción. Además, la posibilidad de personalizarla con su nombre la convierten, no solo en el recipiente perfecto, si no también en el regalo perfecto y más original.