Rosas que no son rosas: sorprender con muy poco

¿Hay algo más clásico que regalar rosas? Pocos símbolos se asocian tan frecuentemente al amor como un buen ramo de rosas frescas, con todo su aroma y color. Se trata además de una de esas costumbres que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y hoy en día somos muchas las empresas que ofrecemos comprar rosas a domicilio. Tan simple como entrar en nuestra web, personalizar tu ramo y que la persona a la que quieres lo reciba en su propia casa. Sin embargo, también sabemos que hay mucha gente que busca alternativas a las rosas. Y es por eso que hoy vamos a hablaros de rosas para regalar que en realidad no son rosas. Nos referimos a las rosas de chucherosas de plumasrosas de chocolate. ¡Nos encantan!

Si quieres conquistar a una persona de esas que piensan que regalar rosas es una cursilada, sin duda este artículo te interesa. Porque alguien puede resistirse a una flor, pero desde luego es imposible no acertar con chuches o chocolates.

Empezamos con la rosa de chuche, una original lengua de regaliz presentada en forma de rosa. El capullo es de color rojo y la base de color verde, montados sobre un tallo de plástico. ¿No os parece una cucada? ¡Si hasta tiene su propia hoja!

El segundo protagonista de este artículo es la rosa de plumas: delicada, suave, incluso sensual… ¡También nos encanta! Es el regalo perfecto para esas personas que no quieren pincharse y que, sin embargo, no quieren renunciar al encanto de una rosa roja.

Por último, los más golosos seguro que agradecerán saber que ya existen las rosas de chocolate. Sobran las palabras, lo único que podemos decir es que con este regalo no se falla.