¿Recuerdas estas chucherías?

Hoy nos hemos despertado un poco melancólicos y nos ha dado por echar la vista atrás. ¿Recordáis los juegos de vuestra infancia? ¿Salir a la calle a jugar con los amigos al fútbol o al escondite? Nosotros recordamos las chucherías y los dulces que nos acompañaban de manera inseparable en estos momentos de nuestra niñez: los Pantera Rosa, las esponjas quemadas, los flashes… ¡Qué tiempos! ¿Nos acompañáis en este viaje en el tiempo por las chucherías más memorables de nuestros años jóvenes?

Boomer

Chicles Boomer

Estos chicles, y sus grande rivales, los Bubbaloo, han sido sabores imprescindibles en nuestra niñez. Ya fuera en su versión más clásica (clorofila y fresa) o en sus estrafalarios sabores especiales (Coca-Cola, melocotón, coco…), lo cierto es que los Boomer marcaron un antes y después en nuestras vidas, ¿os acordáis de la joya de compañía: el kilométrico Boomer? ¿Alguien ha conseguido masticarlo entero?

Fresquitos

Una piruleta y un sobre de pica-pica, no hay combinación más sencilla y que mejor haya funcionado. Este riquísimo pack tenía el don de dejar al niño callado durante al menos 10 minutos, mientras mojaba la piruleta, metía el palote en el sobre, lo llenaba de pica-pica y lo volvía a chupar. ¡Qué escalofríos daba el pica-pica!fresquito

Los palotespalotes

Hoy en día siguen fabricándose en muchos sabores, pero el original era el de fresa. Reconocible porque dejaba los dientes llenos de chuchería pegajosa que podíamos chupar horas después, aunque el caramelo en si se hubiera acabado hacía tiempo.

Cantimploras

Su nombre oficial era Cantimploras Zumrok. ¿Os acordáis de ellas? Pequeñas botellitas rellenas de líquido de muchos sabores. Era como beber el líquido derretido de 4 flashes, mmmm.zumrok

Two to OneTwo To One

No eran los más baratos pero desde luego merecían la pena. Podías comerte 5 caramelos de fresa que todos juntos no se disfrutaban como la barra de caramelo de un Two To One. Y encima, ¡traía un regalo!

Cigarrillos de chocolateCigarros Chocolate

A los padres de hoy en día les parecerá increíble que en algún momento se vendiera algo así pero lo cierto es que se hacía y, fuera un ejemplo correcto o no, hay que reconocer que estaban buenísimos, aunque un cambio  de aspecto hoy en día no les vendría mal…

Muchas de estas gominolas y dulces son ilocalizables a día de hoy, otras todavía se pueden comprar en tiendas pero el sabor ya no es el mismo, tal vez también sea porque nosotros no somos los mismos. Sea como sea, nos ha entrado una nostalgia enorme que solo puede solucionar una avalancha de chucherías como la que podemos encontrar en la Cesta de Chuches, con vuestro permiso…

cesta-de-chuches-g