Retos que deben afrontar los padres y las madres de hoy

Los tiempos han cambiado mucho, de eso no cabe duda. Y en las últimas generaciones el rol del padre ha dado un giro positivo en muchos aspectos. En las nuevas generaciones el padre tiene las mismas responsabilidades que la madre tanto en el cuidado de los hijos como las tareas de la casa. A pesar de que los padres y las madres tienen una mayor participación en la educación y el cuidado de sus hijos, las circunstancias de hoy en día hacen que este proceso este lleno de nuevos retos.

Estabilidad económica

Las nuevas generaciones de padres y madres están por debajo de sus antecesoras en cuando a estabilidad económica. Lo normal para las generaciones es que los hijos tuvieran una mayor estabilidad económica que la generación anterior, pero esta tendencia se está dando la vuelta por lo que hoy en día tener el nivel económico de jóvenes es peor que la de sus padres.

El equilibrio trabajo-familia es una de las mayores dificultades que presentan los padres de hoy en día. Cada vez son más los padres que se quejan de que no pueden pasar todo el tiempo que ellos quieren con sus hijos. Y es que la mayoría de los padres (y madres) de hoy en día tienen trabajos que les ocupa la mayor parte del tiempo de su día y reducen mucho el tiempo que pueden pasar con los hijos.

Además de esto, hay que tener en cuenta que los padres de estas nuevas generaciones también disfrutan de sus hobbies y de una vida social propia separada de la familiar. Esto puede hacer que el tiempo que realmente se pasa con los hijos se vea reducido a un mínimo.

Por eso es muy importante aprovechar cada minuto del día para establecer una buena relación entre padres e hijos. Esto puede ser en las cenas, intentar cenar toda la familia junta, en los traslados del colegio a casa y a las distintas actividades, antes de la hora de dormir… Es muy importante establecer tiempos para tener una buena relación y comunicación con los hijos. Es importante que en estos momentos familiares se esté 100% presente y no haya otras distracciones como la televisión o las diferentes tecnologías para que el poco tiempo familiar sea de calidad.

El uso de los móviles y la tecnología

Este punto lo vamos a ver desde los dos lados, tanto en los padres como en los hijos. Y es que no sólo los más jóvenes de la casa están enganchados a las nuevas tecnologías, en muchas ocasiones, son los mismos padres los que dan un mal ejemplo a los hijos al estar 24 horas pendientes del móvil, ordenador, Tablet… Como hemos mencionado anteriormente, es muy importante pasar tiempo con los hijos sin que haya ningún tipo de distracción y esto supone no estar pendientes de las llamadas fuera del horario de trabajo o estar respondiendo a correos durante estos periodos de tiempo.

Otro de los retos que los padres actuales han de sobrellevar es el continuo uso de las tecnologías. Sin duda, las nuevas tecnologías plantean un nuevo reto para los padres y afrontar este desafío de la mejor manera posible es muy beneficioso para nuestros hijos. Que no los dejemos solos ante las pantallas es el principal reclamo de los expertos. Otra de las recomendaciones más repetidas por los psicólogos es integrar las nuevas tecnologías dentro de la rutina y enseñarles a hacer un uso responsable de ellas. En vez de hacer prohibiciones, explicarles y enseñarles cómo deben usarlas.

Redes sociales y ciberbullying

Dentro de las nuevas tecnologías uno de los retos es luchar contra todos los peligros existentes en las redes sociales, siendo el ciberbullying uno de los más importantes. Las redes sociales forman ya parte de la vida de esta generación y esta tendencia seguirá cuando los hijos alcancen la adolescencia y comiencen a usarlas también. Los jóvenes suelen acceder a ellas a una temprana edad y a través de ellas se exponen al mundo entero. El reto de los padres es otra vez enseñarles a usarlas correctamente y estableciendo unos límites desde el principio.

Uno de los mayores peligros de las redes sociales es el ciberbullying, una manera de acoso y que cada vez salen más casos. Por eso hay que concienciarles desde una temprana edad para que no la practiquen ni tampoco la sufran.

Cuidado de la alimentación

La alimentación de los hijos siempre ha sido un reto para los padres. Pero hoy en día con la gran variedad de alimentos no tan buenos para los niños y la gran cantidad de anuncios dirigidos a los más pequeños, hacer que los hijos lleven una buena dieta. Cada vez hay más información sobre cómo llevar una alimentación saludable, basada en alimentos menos procesados y más productos naturales. Lo primero que debemos hacer es educar con el ejemplo, los padres son los que deben aprender a comer bien y sano para transmitir esa costumbre a los hijos desde muy pequeños. Aunque muchos de los niños comen en los colegios escolares dónde cuidan su alimentación la educación alimentaria empieza en casa.