Furoshiki, la forma de envolver regalos que está más de moda

¿Has oído ya hablar del furoshiki? Detrás de esta extraña palabra japonesa se esconde la forma de envolver regalos que está más de moda en todo el mundo. Uno de esos artes milenarios del antiguo oriente que de pronto se convierten en algo trendy y pasan a ser objeto de culto. En este post os contamos qué es el furoshiki y todo lo que hay que saber: orígenes, usos, técnicas…

Un furoshiki en realidad es un trozo de tela con forma de cuadrado, que en general se encuentra en tres medidas: 45 x 45 cm, 75 x 75 cm y 100 x 100 cm. Desde hace miles de años esta tela, doblándola convenientemente, se ha utilizado en Japón para envolver todo tipo de objetos: desde ropa que se iba a lavar al río hasta regalos para un momento especial. Este último aspecto es el que hizo fortuna y se extendió por todo el mundo hasta comienzos del siglo XX, cuando se extendió el uso del plástico.

Por suerte, las malditas bolsas de supermercado no acabaron con el furoshiki y a comienzos de este nuevo milenio se ha vuelto a poner de moda. Es una forma de envolver regalos original, ecológica y muy económica, ya que solo hace falta un trozo de tela. En países asiáticos la tela es de mayor calidad, ya que existe la costumbre de devolvérsela a su dueño, pero en países occidentales normalmente se usa algodón o tejidos sintéticos ya que se considera algo desechable.

También existen muchos regalos hechos a mano con furoshiki: bolsas para ir de picnics, cestas de fruta, juguetes para niños… Con un poco de paciencia e imaginación no sólo se pueden envolver los regalos, sino también crearlos.

Hay muchos libros sobre furoshiki, aunque el contexto en el que se ha vuelto a poner de moda hace que sea un fenómeno social. Eso se traduce en un infinito corpus documental gratuito al que se puede acceder con sólo unas cuantas búsquedas en Google. “Furoshiki”, “envolver con furoshiki” o “patrones de furoshiki” os transportarán a un infinito mundo de divertidas posibilidades.

Y si todo lo que os hemos contado os parece poco, aquí os dejamos unos cuantos patrones de furoshiki. Esta forma de envolver regalos tiene un toque romántico, así que solo os pedimos una cosa: no compréis la tela en el típico bazar inhumano. Buscad una mercería, una tienda de costura o cualquier otra tienda de barrio, pedidle que os prepare unas cuantas telas de colores y sorprended cada vez que deis una sorpresa. Es bien sencillo: regalos originales, envoltorios originales.

Artículos Relacionados