Leer y cogerle el gusto a la lectura. Los mejores consejos

Leer

Si estás leyendo este post entonces seguro que quieres coger el hábito de leer e incluirlo en tu rutina habitual. Muchas veces empezamos a leer un libro y se puede tirar meses y meses en la mesilla porque no nos da tiempo a leer. Con el trabajo, la familia, los amigos, las tareas de casa y las demás actividades que hacemos durante el día nos dejan poco tiempo libre para leer.

A veces no es solo el simple hecho de que no encontramos tiempo para hacerlo, incluso existen personas que creen que leer es aburrido. Sin embargo, esas personas se están perdiendo todos los beneficios que produce leer habitualmente.

Para que no te pierdas los beneficios de la lectura, aquí vas a encontrar consejos y cosas que puedes hacer para que coger el libro de la mesilla sea mucho más sencillo e, incluso, casi automático, como lavarse los dientes.

Pasos para tener la rutina de la lectura

Si desde pequeños no empezamos a coger el hábito de leer, luego es más complicado entrar en ese círculo. Por ello, si los pequeños de tu familia todavía no han empezado a interesarse por los libros, es un buen momento de recomendarles alguno de aventuras divertidas.

Generar el hábito de lectura es más fácil de lo que piensas. Lo único que tienes que hacer es dedicarle un mínimo esfuerzo y seguir los pasos que te vamos a contar a continuación.

Escoger el primer libro

Para empezar, es importante que escojas un libro que te llame la atención y que sea un tema que te interese. Este proceso puede resultar algo complicado por la amplia selección de temas y libro que existe. Pero lo más sencillo es pensar primero en el género, y para ello pensar en qué tipo de películas te gustan si son de suspense, románticas, comedias o de intriga. Una vez tengas una idea de que género vas a escoger, puedes recurrir a los libros más clásicos, los más leídos y los bestsellers.

Define cuando y cuánto tiempo le vas a dedicar

No importa si son 5 minutos, 10 minutos o una hora al día. Lo más importante es que seas realista contigo mismo y saber cuánto tiempo le puedes dedicar todos los días. La lectura se convertirá en una actividad más de tu rutina. Para que cojas el hábito de leer diariamente es recomendable que le dediques siempre el mismo tiempo y a la misma hora.

Decide qué momento del día vas a desconectar y coger el libro, puede ser al llegar del trabajo o antes de irte a la cama pero que sea siempre en el mismo momento del día. Y sobre todo intenta hacerlo todos los días, así lo incorporarás poco a poco en tu rutina diaria.

Ponte metas y haz un seguimiento

Para tener una mayor motivación una buena idea es establecerse metas. Estas metas pueden ser desde aprender de un tema que antes desconocías o leer una cantidad de libros al mes. Para que tú mismo veas los resultados, haz una lista con los libros que has terminado de leer. Seguro que te llena de energía ver cómo esa lista va creciendo y creciendo.

No es un deber, disfruta

Leer no es un deber es un momento para disfrutar, desconectar y relajarse. Encuentra el lugar perfecto para leer que sea cómodo y tenga buena luz, así estarás más a gusto. Intenta disfrutar del momento de la lectura, si ves que el libro que estás leyendo es aburrido o no te termina de llamar la atención cambia a un libro que sea más interesante. Para que sea más gratificante comparte la experiencia con tus amigos y familiares. Además, si tienes hijos contágiales este hábito para que ellos lo tengan desde pequeños.

Si quieres saber más sobre cómo hacer que este hábito lo coja toda la familia, aquí te dejamos otros consejitos para que tus hijos empiecen a leer.

Cómo hacer que tus hijos le cojan el gustillo a la lectura

Lo más importante para que tus hijos empiecen a leer es que desde muy pequeños tus hijos os vean a vosotros leer y disfrutar de la lectura. Los niños aprenden mucho de las actividades que hacen sus padres, sé un ejemplo para ellos.

Además, desde que los niños son recién nacidos se debe fomentar la lectura. Al principio contando cuentos infantiles y cuando se vayan haciendo mayores leyendo con ellos. Así poco a poco los niños se irán familiarizando con las historias y con la lectura, les será mucho más fácil tener el hábito de lectura.

Y por último los niños deben tener libros que se adaptan a su edad y sus necesidades. Si los libros que están leyendo no les interesan o son demasiado complicados seguramente vean la lectura como algo que hay que hacer por obligación y no por diversión.

 

Después de toda esta información seguro que lo que más te apetece es coger un libro, ponerte en el sofá con la mantita y disfrutar. Si tienes algún consejo para comenzar a leer o títulos de libros imprescindibles para los principiantes, nos encantaría que nos los dijeras en los comentarios.